FacebookEmail tweeter you tube rss
  • octubre 10, 2015

El lenguaje de los cuerpos en movimiento tiene en Oaxaca dignos representantes, que comparten su talento con el público local, nacional y extranjero: la Compañía Estatal de Danza Contemporánea.

Esta agrupación perteneciente a la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (SECULTA) tiene más de dos décadas poniendo en alto el nombre del estado, e invita a los oaxaqueños a adentrase en su trayectoria.

Historia
Desde su fundación y hasta la actualidad, la Compañía es dirigida por la maestra Alejandra Serret, pionera de la danza contemporánea en México quien trajo a Oaxaca esta disciplina.

“Fui invitada en 1982 por el maestro Rufino Tamayo, que en aquel entonces era director de la Escuela de Bellas Artes y quiso traer maestros de otros lados”, cuenta Serret, quien llegó a Oaxaca procedente de Nuevo León.

Gracias a la buena acogida que tuvo la danza contemporánea en el Estado, un año después, en 1983, Serret logró consolidar un grupo especializado para ejercer esta disciplina a nivel estatal.

Fue así como nació la Compañía Estatal de Danza contemporánea, inicialmente “con gente que traje de Monterrey, como el maestro Rolando Beattie, el maestro Manuel Ramírez, la maestra Mayela Mafil”, señala Serret.

En ese tiempo, también se unieron al movimiento entusiastas oaxaqueños que actualmente gozan de amplio reconocimiento en este ámbito, como los maestros Gerardo Ibáñez, Emilia Gracida y Laura Silva.
  

Danza que trasciende fronteras
Actualmente la Compañía cuenta con siete integrantes, con Serret como su directora y el objetivo de compenetrar en la vida de la sociedad oaxaqueña a través de un lenguaje coreográfico y actual.

“Hemos tenido un trabajo ininterrumpido, constante, con presentaciones todo el año en foros cerrados y al aire libre”, resalta Serret, quien junto a la Compañía tiene arduas jornadas de ensayos a fin de ofrecer piezas de gran calidad.

Muchas de las presentaciones de la compañía son dentro de la Ciudad de Oaxaca y su área conurbada, “en teatros como el Macedonio Alcalá y el Juárez; y en foros al aire libre como el atrio de Santo Domingo y muchas colonias circundantes”.

A la par de estas funciones, la Compañía ha trabajado en todo el estado a fin de descentralizar la actividad artística y acercar a toda la población a la danza, “hemos recorrido prácticamente las ocho regiones, creo que es lo que nos ha formado muchísimo, estar en contacto con todas esas culturas”, comenta Serret.

El talento de la Compañía ha trascendido las fronteras estatales, pues se ha presentado en varios estados como Quintana Roo, Campeche, Chiapas y Tabasco; así como en países como Guatemala, Cuba y Belice.

Recientemente estuvieron en la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, donde tomaron clases e intercambiaron experiencias con las compañías de José Limón y Martha Graham, dos importantes agrupaciones dancísticas.

Asimismo, la Compañía ofreció una función en Central Park, uno de los foros más representativos de esa ciudad y conocido a nivel mundial.

Capacitarse y capacitar: misión constante
A fin de mantener el nivel que hasta ahora la ha distinguido, la Compañía no cesa de capacitarse mediante cursos y talleres con importantes bailarines y coreógrafos de reconocimiento mundial como Kasuko Hirabayashi y Tim Wengerd.

Esta agrupación ha tenido a lo largo de sus más de dos décadas de trabajo numerosas satisfacciones: “hemos creado un público muy asiduo, siempre van a nuestras presentaciones, hemos creado muchísimos bailarines, muchísimos coreógrafos que ya tienen sus propias compañías”, apunta Serret.

La compañía Estatal de Danza Contemporánea continúa su trabajo por acercar al público oaxaqueños esta disciplina donde el lenguaje corporal es la herramienta para establecer un diálogo con la cultura y el arte.

Vistas a la página totales

Publicidad